La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, por eso es vital cuidarla y tratar de mantenerla protegida desde la infancia. Aquí te contamos algunos detalles que debes conocer para mantener saludable la piel de tus niños.

Dermatólogos expertos

Nuestros servicios

fotoproteccion
fotoproteccion

Fotoprotección

Cuidar la piel de los niños frente al sol: una tarea FUNDAMENTAL

Los niños son uno de los grupos de la población en los que debe extremarse la fotoprotección. En primer lugar, porque desarrollan una actividad al aire libre mucho más importante que los adultos. En segundo lugar, porque el principal factor de riesgo del cáncer de piel es la radiación ultravioleta (UV), sobre todo aquella radiación acumulada durante la infancia. La fotoprotección incluye todas aquellas medidas que se pueden instaurar para proteger a la piel de la agresión producida por la exposición solar, entre las que se incluyen: evitar el sol especialmente entre las 11 am y las 4 pm, así sea en un día nublado, la protección con ropas, gorros y gafas solares y el uso de protectores solares.

Su uso correcto es fundamental para que sea efectivo. No se recomienda la aplicación de protectores solares en niños menores de 6 meses para evitar así posibles problemas de toxicidad secundarios a la mayor absorción de la piel del bebe. Estos niños tampoco deben exponerse directamente al sol sin ropas protectoras, ya que tienen menor capacidad de producción de melanina y de sudoración. También se recomienda limitar las exposiciones solares en niños por debajo de los 3 años de edad.

En los niños mayores de 6 meses, los protectores solares que se usen deben tener un FPS mayor o igual que 25, estos deben proteger frente a las radiaciones UVA y UVB, deben ser lo más resistentes posible al agua, al sudor y al frotamiento, y deben tener texturas lo más hidratantes y cosméticas posibles. Hay que aplicarlos generosamente de 15 a 30 min antes de la exposición solar y replicarlos en las zonas fotoexpuestas de 15 a 30 min después de comenzada la exposición solar, y posteriormente cada 2 horas o al bañarse, al frotarse con la toalla o al sudar excesivamente. La replicación tras la inmersión en agua es necesaria, aunque el filtro sea impermeable o resistente al agua (waterproof o water-resistant), definiéndose como resistente al agua (water-resistant) cuando el FPS se mantiene después de 40 minutos de inmersión en agua y como impermeable (waterproof) cuando es efectivo después de una inmersión de 80 min. No siempre los antisolares para adultos les sirven a los niños, es importante que ellos utilicen productos especiales para su edad, para prevenir posibles problemas de toxicidad y alergias a futuro.

dermatitis-atopica

Dermatitis atópica

Un problema en ascenso

La Dermatitis Atópica es una de las enfermedades más frecuentes de la piel de los niños. Es una condición de tipo crónico y hereditario, es decir, si alguno de los padres presenta una dermatitis similar, asma, conjuntivitis alérgica o rinitis, es más probable que el niño presente esta enfermedad durante su vida.

La piel de los niños con dermatitis atópica es muy seca, sensible y se irrita con facilidad. Usualmente se alternan etapas de mejoría con otras en las que los brotes son frecuentes, provocan una rasquiña de leve a intensa, con inflamación y dolor. Lo brotes agudos se pueden exacerbar con los cambios climáticos y de temperatura, el sudor, el contacto con irritantes como perfumes y detergentes y la tensión emocional. Si bien no existe ninguna cura conocida, el cuidado sistemático y permanente de la piel puede aliviar los síntomas y prolongar las fases sin brotes.

dermatitis-atopica
piojos
piojos

Piojos

Enemigos silencios

La pediculosis capitis es una afección cutánea producida por la infestación por insectos llamados pediculus humanus capitis, llamados de forma común, PIOJOS. Se localiza fundamentalmente en el cuero cabelludo. Estos insectos de 2-3 mm que parasitan al ser humano de forma exclusiva, se alimentan de la sangre y ponen huevos.

El ciclo vital es de 4-6 semanas y solo pueden vivir fuera del ser humano de forma autónoma durante 24 horas, siendo la fase de incubación de una semana. En cada puesta de huevos se calcula que ponen de 50-300 huevos, llamados liendres.

cuidados-piel-recien-nacido

Cuidados de la Piel del Recién Nacido

El conocimiento de las características de la piel del recién nacido nos permitirá realizar el manejo adecuado de esta. A diferencia de los adultos su piel es 40-60% más delgada, tiene menos pelo, produce menor cantidad de sudor y de sebo (grasa), y el pH es neutro; además la relación de la superficie corporal con respecto al peso es cinco veces mayor. Todos estos factores hacen que la piel del bebé sea más sensible a los irritantes externos y favorecen mayor absorción de los medicamentos y cualquier tipo de sustancias que sean aplicadas.

Es importante en la piel del recién nacido mantener su integridad, la higiene, el control de la temperatura y el adecuado uso de antisépticos, jabones y emolientes.

En cuanto a la limpieza, ésta no se debe iniciar hasta que la temperatura corporal se haya estabilizado. Un material blanco grisáceo, de consistencia semigrasa denominado vérnix caseoso, no es necesario limpiarlo del todo, ya que tiene una función protectora frente a las infecciones, es nutritivo y favorece la curación de posibles lesiones cutáneas. Para esta limpieza se deben usar jabones neutros o discretamente ácidos y no perfumados, y aplicarlos en pequeñas cantidades con la mano o con una esponja suave, con agua preferiblemente templada.

En cuanto a las cremas hidratantes, estas se utilizan en el recién nacido a término cuando la piel esté seca, fisurada o con descamación y se aplicarán después del baño con la piel húmeda, estas no puede ser perfumadas, con colorantes o con conservantes.

En cuanto a la exposición solar, ésta es aconsejable ya que los rayos ultravioleta B favorecen la síntesis de vitamina D necesaria para el crecimiento del niño y disminuyen el riesgo de aumento de los niveles de bilirrubina en el bebe; pero debe ser tomada con precaución, limitar el tiempo de exposición y aumentarlo progresivamente según la tolerancia, y no realizarla en los momentos de mayor intensidad de la radiación (10am-3pm). El uso de protector solar se indica solo después de los 6 meses de edad.

En cuanto al cuidado del ombligo, es importante evitar la humedad de esta zona para disminuir la colonización por bacterias. Se pueden utilizar sustancias en poca cantidad como alcohol, el mercurocromo o la clorhexidina, que favorecen su caída y posterior cicatrización.

En cuanto a los cuidados del área del pañal, la alergia localizada en esta zona se relaciona con la humedad, la irritación producida por las heces y la orina, la maceración secundaria a la oclusión por el pañal y la colonización por microorganismos, especialmente Candida albicans; para evitar esto, son necesarios los cambios constantes del pañal, limpieza suave, un secado exhaustivo de la zona y uso de cremas con óxido de zinc.

cuidados-recien-nacido